Respuesta exacta: unos cinco años

El cuerpo humano tiene muchos órganos esenciales que realizan una multitud de funciones. Uno de ellos es el hígado. Realiza una variedad de funciones desde el procesamiento de nutrientes y hormonas hasta la regulación del sistema autoinmune del cuerpo.

Cuando un hígado se daña severamente o comienza a fallar, se hace necesario un trasplante para salvar el cuerpo. Un trasplante de hígado es un proceso de reemplazo quirúrgico del hígado dañado o una parte de él por uno sano. Ciertamente aumenta la esperanza de vida por algún factor.

¿Cuánto tiempo puede vivir una persona después de un trasplante de hígado?

¿Cuánto tiempo puede vivir una persona después de un trasplante de hígado?

Un trasplante de hígado se utiliza como tratamiento final para personas cuyo hígado ha sufrido daños graves hasta el punto de sufrir insuficiencia hepática. En muchos casos, también se realiza cuando se produce una insuficiencia hepática repentina de una persona sana.

El tiempo de vida de una persona después de un trasplante de hígado varía de 1 año a incluso 20 años. El más común de estos es alrededor de cinco años. Es un proceso complicado. El tiempo de vida de una persona después de un trasplante de hígado depende del tipo de trasplante de hígado que reciba:

Donante vivo

El receptor del hígado en este caso no tiene que esperar mucho más y el trasplante se puede realizar pronto. Sin embargo, estos pacientes tienen una tasa de supervivencia a corto plazo. Viven alrededor de 1 a 5 años. También pueden vivir más pero, en la mayoría de los casos, mueren dentro de los cinco años posteriores al trasplante.

Lea también  ¿Cuánto tiempo dura el herpes labial (y por qué)?

Donante fallecido

Estas personas que han recibido un hígado de un fallecido tienen más posibilidades de sobrevivir a largo plazo. Viven más de 5 años y, en muchos casos, hasta 20 o incluso 30 años.

DonanteDuración
Donante vivo1 a 5 años
Donante fallecidoDurante años 5

Es importante tener en cuenta que una variedad de otros factores también juegan un papel importante en la determinación del plazo y la tasa de supervivencia de las personas después de un trasplante de hígado. Estos factores incluyen el IMC, las condiciones de salud antes y después de la cirugía, la dieta, el ejercicio y otras condiciones de vida, tomar los medicamentos según las indicaciones y mucho más.

¿Por qué las personas viven tanto tiempo después de un trasplante de hígado?

Un trasplante de hígado es un proceso complicado. Muchas razones pueden determinar su éxito o fracaso. El más experto de los cirujanos puede hacer todo lo posible para que sea un éxito y todavía depende del paciente después de la cirugía cuánto tiempo vive.

En el caso de los donantes vivos, las personas no tienen que esperar mucho tiempo, mientras que en el caso de los donantes fallecidos hay una espera muy larga durante la cual la salud del paciente puede empeorar. Estos factores juegan un papel importante en la determinación de la esperanza de vida del paciente después de la cirugía.

Un trasplante de hígado puede evitar la muerte inmediata del paciente pero no aumenta mucho la esperanza de vida. Esto es así porque hay un daño muy grave en el hígado antes del trasplante.

Después del trasplante, la persona debe llevar un estilo de vida muy estricto y cuidadoso para mejorar sus posibilidades. Existen muchos riesgos para la salud después del trasplante, los más graves incluyen el rechazo del nuevo hígado por parte del cuerpo, la reaparición de la antigua enfermedad en el nuevo hígado, hemorragia interna, etc.

Lea también  ¿Cuánto tiempo después de la fentermina puedo comer (y por qué)?

Estos factores, cuando se combinan, determinan cuánto vivirá una persona después de un trasplante de hígado.

Conclusión

El hígado es uno de los órganos más vitales, cuya falla hará que el cuerpo sea incapaz de funcionar. Cuando el hígado está muy dañado y los medicamentos ya no pueden funcionar para mejorarlo, la opción elegida es un trasplante de hígado.

Es un método para reemplazar el hígado dañado por uno sano tomado de un donante vivo o fallecido. En el caso de un donante vivo, solo se toma una parte del hígado y el trasplante se realiza pronto. En el caso de donante fallecido, existe una lista de espera.

Se registra que la esperanza de vida después del trasplante es de alrededor de 5 años en promedio, pero aquí entran en juego muchos factores y la persona también puede tener una mano activa para mejorarla.

Referencias

  1. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1527646503816945
  2. https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1111/j.1600-6143.2009.02869.x